sábado, 9 de junio de 2007

Efectos colaterales de un gran consumo de carne

La relación entre el consumo de carne y sus efectos perjudiciales se basa en las sustancias contaminantes que contiene, según científicos estadounidenses La dieta de la madre durante el embarazo, si es especialmente rica en carne, afecta negativamente a la fertilidad de sus hijos varones. Esa es la conclusión de un estudio epidemiológico realizado en EEUU, en donde se permiten los esteroides anabolizantes para el ganado que están prohibidos en Europa. El problema no está en el consumo de la carne en sí sino en los contaminantes que ésta contiene, sobre todo, en forma de sustancias promotoras del crecimiento. Otro estudio estadounidense indica un mayor riesgo de cáncer de mama en las mujeres que han consumido mucha carne asada en barbacoa a lo largo de su vida.

MALEN RUIZ5 de junio de 2007

La relación entre el consumo de carne y sus posibles consecuencias perjudiciales se basa, creen los científicos, en el efecto de las hormonas y sustancias que actúan en el organismo de las mujeres, sobre el que existe un creciente número de indicios. Sin embargo, los autores de los estudios reconocen que no son concluyentes y que no se pueden descartar en los resultados la influencia de otros factores.
Los hombres cuyo esperma se analizó en el primer estudio nacieron entre 1949 y 1983. Aquellos cuyas madres tomaron durante el embarazo más de siete comidas de carne de vaca a la semana resultaron tener una concentración de esperma un 24% inferior como media que aquellos cuyas madres tomaron menos raciones a la semana. De estos, además, muchos tenían una concentración de esperma que sería considerada subfértil según las pautas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).


La hormona DES
«La asociación entre la ingestión de carne y la calidad del esperma puede estar relacionada con la presencia de esteroides anabolizantes y otros productos biológicos extraños en la carne de vaca», ha señalado Shanna Shaw, directora del estudio publicado en la revista Human Reproduction. Lo que quiere hacer ahora Shaw es repetir el estudio en hombres europeos nacidos después de 1988, que es cuando se prohibieron estas sustancias en Europa, para comprobar el efecto de las hormonas. «Además, los pesticidas, otros contaminantes y el estilo de vida, añadidos a un gran consumo de carne, pueden jugar también un papel en la reducción de la fertilidad masculina», reconoce esta investigadora de la Universidad de Rochester.
Las sustancias promotoras del crecimiento, como la hormona sintética dietilestilbestrol (DES) se han utilizado en EEUU desde 1954. El DES se prohibió para su uso en ganado vacuno en 1979 pero se siguen utilizando otras hormonas, naturales como el estradiol y sintéticas como el zeranol. Son los residuos de estos productos químicos los que preocupan a los expertos, como Frederick vom Saal, de la Universidad de Missouri, a pesar de que tanto la Agencia para la Alimentación y los Medicamentos de EEUU (FDA), como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la OMS han fijado una dosis diaria límite. «La reducción de la calidad del esperma puede ser únicamente la punta del iceberg y estos productos pueden estar relacionados también con otros problemas reproductivos en las hijas de las mujeres», ha comentado.
«El consumo de residuos de esteroides en la carne por mujeres embarazadas y niños pequeños es especialmente preocupante»Entre estos problemas cita la incidencia del síndrome del ovario poliquístico, la edad de la pubertad y el ritmo de crecimiento postnatal. Vom Saal se refiere a que las pruebas tradicionales toxicológicas, sobre las que se basa la estimación de la dosis diaria aceptable, no se pueden extrapolar al efecto real de los residuos en poblaciones humanas. «Teóricamente, el consumo de residuos de esteroides en la carne por mujeres embarazadas y niños pequeños es especialmente preocupante», señala. Tampoco son tranquilizantes las noticias para las mujeres que han consumido mucha carne en barbacoa a lo largo de su vida y esto no depende, al contrario de lo que sucede en el análisis anterior, de que se trate o no a las vacas y terneros con sustancias anabolizantes.
Ahumada o a la barbacoa
Llegada la menopausia, estas mujeres presentan un riesgo más elevado de tener cáncer de mama que aquéllas cuyo consumo ha sido menos elevado. En un estudio publicado en la revista Epidemiology, los investigadores tomaron 1.508 mujeres con cáncer de mama y 1.556 mujeres sanas como control y estimaron su ingestión de carne ahumada o hecha a la barbacoa a lo largo de su vida basándose en sus propios recuerdos. No se observaron efectos en las mujeres premenopáusicas. Sin embargo, en las mujeres de edad posmenopáusica se observó un incremento del 47% en el riesgo de padecer cáncer de mama en aquellas con una alta ingestión acumulada de carne cocinada de estas formas. Este riesgo aumentaba en un 74% en aquellas mujeres que además habían ingerido muy poca fruta y verdura a lo largo de su vida.
Los científicos, liderados por Susan Steck, de la Universidad de Carolina del Sur, creen que este incremento del riesgo puede ser debido a la formación de compuestos carcinogénicos como los hidrocarburos policíclicos aromáticos (PAH) y las aminas heterocíclicas durante el asado a la leña o el carbón. Sin embargo, la relación parece darse únicamente en los tumores de mama dependientes de las hormonas (estrógeno y progesterona). No se pueden excluir, sin embargo, por ahora, la influencia de otros factores relacionados más con la naturaleza de la carne, como el alto contenido de grasa, que con la forma de cocinarla, como parecen indicar estudios anteriores.

FERTILIDAD MASCULINA
El estudio sobre la fertilidad masculina en hijos de mujeres con un alto consumo de carne se realizó entre 1999 y 2005 en cinco grandes ciudades de EEUU y se basó en la declaración de las madres sobre su consumo de carne durante el embarazo. A pesar de que también se estudió, no se encontró una relación entre el consumo de carne por los propios hijos y su calidad de esperma.
Las seis hormonas que se utilizan en EEUU para el engorde del ganado y están prohibidas en Europa son el estradiol-17 ß, la testosterona, la progesterona, el acetato de trembolona, el zeranol y el acetato de melengestrol. A pesar de estar prohibidas, éstas y otras sustancias se siguen utilizando clandestina y esporádicamente, como lo prueban las actuaciones policiales que se producen de vez en cuando.

FUENTE: http://www.consumer.es/web/es/salud/investigacion_medica/2007/06/05/163381.php

NOTAS RELACIONADAS
http://www.asesorianutricional.com.ar/calidad-alimentos.htm
http://www.asesorianutricional.com.ar/nutricion-21.htm
http://www.asesorianutricional.com.ar/aditivos-alimentarios.htm

RECETAS NATURALES
http://www.asesorianutricional.com.ar/recetas.html

2 comentarios:

Santiago dijo...

"El problema no está en el consumo de la carne en sí sino en los contaminantes que ésta contiene..."

Y lo repito una vez mas, "El problema no esta en consumir carne..." ahora dicho por mis palablas, ustedes realmente creen que consumir carne NO es un problema, pues estan muy equivocados, miles de animales sufren los horrores de nuestro egoismo y especismo cada dia en la mayoria de los paises industralizados. Estamos tan dopados y embriagados con carne, sangre y muerte que los temas a tratar estan relacionados a la "Fertilidad en los varones".
Hasta cuando pretenden ocultar el sol con un dedo?.

vinilica dijo...

el chiquilín qu me antecede tiene razón...